lunes, 24 de marzo de 2008

El fruto de una mudanza

Tras años de olvido perdidos entre otros papeles, varios relatos que escribí hace años reaparecieron ayer en mi vida fruto de una mudanza. Si la cafeína y mi mente dan de sí, esperemos que esta bitácora se nutra de ellos y de alguno que otro más.
(Dentro de lo posible, de forma periódica)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tras tres años de olvido... ¡ Pero yo me acordaba! Me encantó el final, ya te lo dije. Algún día, quizás, escribas algo igual de bonito pero más largo y hagas una mención especial a tu vecina favorita... algún día, quizá...